Emociones y turismo

La bioneuroemoción plantea la necesidad de que todas las personas puedan alinear de manera positiva los pensamientos, las creencias y la emociones para que influyan de mejor manera en su calidad de vida. Y esto tiene relación con lo que en la práctica sucede con el ser humano, ya que este es capaz de diseñar las experiencias más vitales por medio de la sucesión de distintas emociones, por lo que tanto la intensidad como la forma en la que experimente dichas emociones determinan su naturaleza.

Por lo antes descrito, en la actualidad dentro del sector turismo se está empleando la psicología con el fin de de adecuar los destinos turísticos con la finalidad de brindar excelentes beneficios a los usuarios y que le permitan obtener beneficios, singularidad y prestigio así como una clara diferenciación respecto a quienes desarrollan turismo tradicional. 

En este sentido, se observa cómo las emociones se están posicionando como el elemento diferenciador de las experiencias que pueden desarrollar un turista, siendo las más importantes las que se mencionan a continuación. 

Ilusión

El turismo está asociado la mayoría de las veces con el disfrute del tiempo libre, es por ello que esta emoción está siempre presente en la mente del usuario pues se asocia al disfrute de una interesante e inminente aventura. Por lo tanto, esta percepción de la realidad del consumidor debe ser cuidada de manera eficiente por cada una de las empresas que se asocian con el destino elegido e inclusive de las que operan en el mismo, pues debe haber una congruencia entre lo que se vende y lo que realmente ocurre al momento de estar en el lugar anhelado, de ser positivo y de estar también en concordancia con la ilusión, el resultado final para el turista se traducirá en buenos comentarios que permitirán entonces dar una buena reputación y por ende que el destino sea elegido por mayor cantidad de personas. 

Incertidumbre

La incertidumbre siempre estará dentro de la percepción de un consumidor durante todo el proceso de compra, así como en la ejecución de la actividad turística en ese destino seleccionado el cual puede ser nuevo y distinto. Es por ello, que resulta ser de gran importancia tener presente esta emoción como un aspecto positivo que permita establecer una relación confiable entre el turista y el prestador del servicio, a tal punto de garantizar dar respuesta a cualquier información o duda que surja por muy pequeña e insignificante que parezca.

Protagonismo

Con el pasar del tiempo, los visitantes están creando en su memoria una imagen clara sobre papel que desempeñan en las actividades turísticas en las que participa: hacer un papel protagónico único en cada experiencia que planee vivir en el destino elegido. Este protagonismo está asociado al perfil del cliente 5 S (cinco eses): sagaz, soñador, sincero, sentimental, y suspicaz).

Apego al destino

Cuando un visitante disfrutó al máximo el destino elegido, genera en él una relación de apego que influirá de manera significativa en la fidelización al mismo. Es por ello que este tipo de emoción se inicia incluso antes de visitar el destino elegido y que se extenderá hasta finalizar el tiempo de visita estipulado. Es por ello, que se hace necesario crear sugestiones adecuadas que permitan quedar gravadas en el subconsciente del visitante, que se traduzcan en una experiencia única e irrepetible que va a estar acompañada por un grado de satisfacción mayor al esperado.